La Fábrica

Nuestros Padres nos cedieron una habitación de su casa. Una vieja cocina de fuego que apenas utilizában. Allí empezamos a elaborar nuestras primeras cervezas que compartiamos con amigos y familiares.

Después colonizamos parte de un patio contiguo, para pasar rápidamente a colonizar la habitación del lavadero, el porche, otro patio más pequeño, el espacio de la escalera, el salón… hasta hacernos con el control de toda la planta baja de la casa.

La fábrica poco a poco ha ido fagocitando la vivienda de nuestros padres hasta llegar a convivir en una especie de simbiosis perfecta.

Es muy común ver pasear a nuestro padre entre las botellas de cerveza, saludando y entablando conversación con los curiosos que se acercan a visitarnos o enocontrarte a nuestra madre con un plato de pisto recién hecho, queso, tortilla o rosquillos que hacen de acompañamiento perfecto a un buen trago de cerveza bien fría.

cerveza-salvaje-lafabrica-01